Título

Casi la mitad de los conductores españoles, abiertos a la llegada del coche autónomo

Coche autónomo
Cedida
Dos de cada tres jóvenes ya confían en el coche autónomo como alternativa real para su movilidad, el triple que en 2016.
Redacción
15 de Noviembre de 2017, 12:00CET

La tecnología aplicada al coche avanza imparable, permitiendo contar ya con funciones de asistencia que generan más confianza en lo que hasta hace poco parecía ciencia ficción. Como muestra de ello, los españoles que se ven a bordo de un vehículo autónomo crecieron hasta el 48% en el último año, lo que supone 14 puntos más que en 2016. Destaca el 51% de mujeres que reconocen su predisposición a dejarse llevar por el coche autónomo, cinco puntos más que los hombres (46,2%). Entre los más jóvenes, el 63% de los encuestados ya cree en el coche autónomo, 42 puntos porcentuales más que en 2016, mientras que aumenta su desafección tanto en lo que se refiere a sacarse el permiso de conducir como a la pertenencia de un automóvil en propiedad.

Estas son algunas de las conclusiones de la cuarta edición del Informe “Españoles ante la Nueva Movilidad”, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad en el que participan la consultora PONS Seguridad Vial, la revista Autofácil y la plataforma online de anuncios clasificados AutoScout24, con la colaboración de ALD Automotive, la red social de networking para mujeres Womenalia y la app para movilidad en transporte público Moovit.

De los datos analizados del informe, que analiza la opinión de más de 8.000 españoles, también se concluye que los conductores están a favor de una mayor contundencia frente a conductas que comprometen la seguridad vial. Así, los conductores se muestran mayoritariamente partidarios –con un 82%‐ de endurecer las sanciones a aquellos usuarios de la vía que infrinjan gravemente la normativa de tráfico. Destaca, además, que dos de cada tres conductores (68%) se muestren favorables a reducir la tasa de alcohol al volante a 0,0, ante la posibilidad de implantar el seguro obligatorio para ciclistas (73%), o a incrementar el número de radares fijos en vías secundarias (54%).

La seguridad vial, una asignatura pendiente

De la misma forma, el estudio revela la percepción del trabajador español acerca de la escasa implicación de sus empresas en la formación sobre seguridad vial. Un 48% reclama la implantación de planes de prevención de riesgos laborales al volante, así como la aplicación de medidas que permitan reducir el tiempo que los trabajadores dedican diariamente en sus desplazamientos a sus puestos de trabajo.

Según la directora general de PONS Seguridad Vial, Shara Martín, “el estudio evidencia que aunque todas las empresas tengan planes de prevención en riesgos laborales, poco más del 10% de los trabajadores reconoce haber recibido cursos de seguridad vial en su entorno laboral, cuando en 2016 más del 30% de los accidentes de trabajo fueron mortales. La mayoría de conductores no ha vuelto a recibir ningún tipo de enseñanza relacionada desde que se sacó el carnet, por lo que entendemos que el reciclaje de conductores es una magnífica herramienta para mejorar la seguridad vial, y la empresa el entorno más adecuado”.