Título

La pensión pública media será de 607 euros en 2060 (y la máxima de 1.517 euros)

Tercera edad
Archivo
Inverco celebró ayer un un encuentro formativo sobre fondos de inversión y planes de pensiones, conducido por Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco.
Rafael Sierra
21 de Junio de 2016, 08:30CEST

La primera parte del encuentro estuvo dedicada a las Pensiones, donde el Observatorio aportó numerosos datos que llevan a la conclusión de dificultades futuras para las pensiones públicas, por tres aspectos principales: Bajo nivel de ahorro para la jubilación de los españoles por el alto nivel de tasa de sustitución; escaso desarrollo del sistema de pensiones de Empleo, que sólo cuenta con el 0,4% de las empresas de nuestros país, y el 12% de los trabajadores cubiertos (9% si no se tiene en cuenta el plan de los funcionarios), y  la dedicación del ahorró básicamente a vivienda.

Según Martínez-Aldama, “se han hecho dos reformas muy relevantes en este ámbito en los últimos años, por Gobiernos del PP y del PSOE, que han determinado una elevación de la edad jubilación, la promulgación del factor de sostenibilidad que tendrá en cuenta factores demográficos al calcular las pensiones, y la ampliación periodo de cotización, cuyo efecto será una reducción en términos nominales del importe de la pensión pública. Son medidas necesarias, pero insuficientes porque la esperanza de vida está aumentando mucho y habrá una avalancha de pensionistas cuando se jubile el Baby Boom”.

Los cálculos del Observatorio Inverco concretan esa reducción en torno al 40%, por lo que la pensión media bajara desde 1.000 euros mensuales de 2013  a 607 euros en 2060; mientras que la pensión máxima caerá desde los 2.500 euros a los 1.517 euros.

El director del Observatorio reclamó que “hace falta más transparencia sobre esta realidad, como hubiera sido la famosa carta informando de la pensión futura; una obligación no cumplida, y además el simulador online de la Seguridad Social sobre la pensión futura ofrece datos que no son los correctos”.

También recordó que el factor de sostenibilidad debe ser aprobado por el Gobierno que salga de las urnas el próximo domingo, ya que debe entrar en vigor en 2019.

Sin coste fiscal

Además, añadió que actualmente las ventajas fiscales de los planes de pensiones no tienen impacto en las cuentas públicas, "ya que son menores de lo que el Estado percibe por la fiscalidad de las prestaciones, por lo que hay margen para apoyar fiscalidad de los planes sin que se deteriore el déficit público".