Título

Las cifras del seguro en América Latina

Pilar González de Frutos, presidenta de Fides y de Unespa, aseguro el pasado mes de marzo en Ciudad de Panamá, que “el seguro latinoamericano crecerá y, lo que es más importante, sabrá crecer bien”.
20 de Septiembre de 2017, 12:15CEST

La presidenta de las patronales de las compañías aseguradoras de América Latina y España hizo estas manifestaciones en el acto de celebración del 50 aniversario de COPAPROSE, la confederación que agrupa a los productores de seguros. Para González de Frutos ese progreso del sector asegurador “ocurrirá en beneficio, antes que nadie, de la sociedad en la que actúa”. Las previsiones de la ejecutiva española están refrendadas por las cifras del seguro en los países latinoamericanos y las previsiones que se manejan para el futuro más inmediato. En palabras de González de Frutos: “todos los elementos de la ecuación apuntan en la misma dirección”.

Conviene recordar que el seguro latinoamericano no es un mercado, sino un conjunto de mercados con su circunstancias y particularidades. Uno de los estudios más reconocidos para analizar y medir esa suma de realidades es el que elabora todos los años la Fundación Mapfre. A pesar del tono positivo alrededor del futuro del sector en el área, los cierto es que el seguro redujo su tamaño un 3,7 % en 2016 en el conjunto de América Latina, por el efecto de la depreciación de la mayor parte de las monedas regionales, según las conclusiones de los autores del estudio. El volumen de negocio fue de 145.200 millones de dólares.

Analizando el comportamiento de los diez principales grupos aseguradores de Latinoamérica los resultados fueron más positivos. El negocio se incrementó en un 3,3% en relación a 2015. Las compañías del Top Ten acumulan el 44 % de los ingresos del mercado.

Los responsables del Servicio de Estudios de Mapfre revelan en el informe que se registró un "ligero incremento de la concentración". La principal explicación de este proceso se explica por el importante crecimiento de casi el 18 % que registró el seguro de vida en Brasil a lo largo del pasado año.

Las dos aseguradoras que lideraron el ranking total de primas, Brasilprev, participada por el Banco de Brasil y Principal Financial Group, que desplaza a Bradesco a la segunda posición, son brasileñas. La española Mapfre ocupó la cuarta posición, la misma posición que en 2015.

Según explica el estudio, el seguro de vida brasileño lleva más de una década anotando importantes incrementos, desde que en 2002 comenzó a comercializarse el seguro Vida Gerador de Beneficios Livres (VGBL), un producto de previsión complementaria privada que se vende fundamentalmente a través de las oficinas bancarias. El volumen de primas de este producto superó los 30.000 de dólares, los que representa el 45 % del total de las primas del segmento de vida del mercado latinoamericano.

Por lo que respecta al negocio de no vida, el informe de la Fundación Mapfre revela que alcanzó los 78.700 millones de dólares. Un dato que se vio condicionado, en gran parte, por el uso del dólar para la medición del mercado y el efecto de la depreciación de buena parte de las monedas latinoamericanas en 2016.

En no vida, la primera posición la ocupó Mapfre con una cuota de mercado del 7,6%. Esta cifra casi duplica la participación de la segunda compañía del ranking, la brasileña Porto Seguro. En este caso, los principales 25 grupos aseguradores del sector no vida en América Latina acumularon el 60 % de las primas.

Las aseguradoras brasileñas lideran el de vida. Las tres primeras posiciones fueron, como el año anterior, para Brasilprev, Bradesco e Itaú. El tamaño del mercado de vida latinoamericano era de 66.500 millones de dólares, un 7,1 % más que en 2015.